Sistema penal


33. No se nos ocurren razones por las que nadie podría ser expulsado de la Hermandad de los Mil Hijos de Falstaff, pero pudiera haberlas. Pre-revolucionarios, confiemos en la jurisprudencia y dejemos que los jueces decidan los delitos y, en su caso, las sanciones. La jurisprudencia se irá haciendo según el sistema de solera y criaderas.

34. Jueces serán también los miembros de la tertulia de escritores del Marco de Jerez y no podrán dictar sentencia hasta que hayan tomado varias copas. ¿Cuántas? Lo mejor es no contarlas: hasta donde impere la misericordia y el humor.