Sede y reunión


15. La sede social estará allí donde tres o cuatro se reúnan en un brindis, dicho sea, con todo respeto y brindando por Aquél que también puso su sede social en ese lugar ubicuo, festivo y comunitario: el dos o tres reunidos en su nombre.

16. Como queda dicho supra, de esos tres o cuatro reunidos en el brindis, algunos pueden ser ausentes que se recuerden con tanta viveza que hasta beben con nosotros; y lo harán, en su caso, del sorbo de los ángeles, que compartirán con ellos: los ángeles y las almas en otra fiesta paralela. Algo así como El Entierro del Señor de Orgaz, pero por lo jovial.

17. Se celebrará, no obstante, una reunión anual y general que, por imperativos logísticos, consecuencia impagable del número de hermanos, tendrá que ser en un casco de bodega, afortunadamente. La bodega ha de estar encuadrada en el Marco, sin salirse ni un centímetro del triángulo Jerez-Sanlúcar-El Puerto de Santa María.

18. La reunión se celebrará alrededor del 23 de abril, para brindar por Shakespeare, pero a la par por Cervantes, que era su par y que habló “de los que se alegran en los elíseos jerezanos prados” y ésos, literalmente, seremos, bien alegres, nosotros, los hijos de Falstaff, un punto quijotescos.